viernes, 22 de julio de 2022

HOY TENGO UN ÁNGEL PROTEGIÉNDONOS...

 

Después de unos días triste y sin ganas de ver nada, me he puesto a escribir unas reflexiones.... Este pasado 16 de julio fallecía mi hijo José Antonio en el Hospital Reina Sofía de Córdoba, al ser intervenido de una dolencia cardíaca que padecía desde pequeño....

A los 43 años nos dejaba en plena juventud, así es de injusta la vida, se nos iba un pedazo de nuestra propia vida, su madre, sus hermanas, sus sobrinos, primos y demás familia lloraban su muerte, todos rotos de dolor..., a sus amigos les ocurría lo mismo, lloraban de pena, ellos se querían como hermanos..., mi hijo era un ángel en la tierra, su bondad, su entrega y servicio hacía los demás era total, su cariño y su amor para su familia y sus amigos, era muy grande..., además era amante de los animales, incapaz de hacer daño a nadie, como he referido era un ángel en la tierra.


El cariño y el afecto que he recibido en estos días y en especial el día del duelo y el funeral, me da la razón de que mi hijo José Antonio era muy bueno, que todos lo querían sin reserva alguna... 


Gracias a todos por las muestras de cariño recibido..., José Antonio, hijo mío, al irte nos has dejado una herida tan grande que será difícil curarla, pero tú ya descansas el sueño de los hombres buenos y ya transformado en un ángel velarás por todos nosotros..., un beso grande de todos nosotros. 
La primera fotografía está mi hijo en una fotografía realizada por su hermana Isabel en Madrid, en la segunda fotografía, está mi hijo con sus hermanas y sobrinos en el parque de Úbeda, y en la última fotografía realizada por él mismo, está mi hijo con su madre, era el domingo 3 de julio, un poco antes del Concierto Renacentista en Santa María por la Coral Ubetense, a la que asistieron y donde yo actuaba como coralista de la misma,

(fotos de Isabel Ruiz y J. Ruiz Quesada)

No hay comentarios: