domingo, 12 de octubre de 2008

UN AMIGO...



José Ruiz Quesada


Hoy 12 de octubre y día de la Hispanidad, traigo una pena en el corazón, que quiero ahogarla en este cuaderno, más como recuerdo y homenaje a mi gran amigo Antonio Cruz, hace unas fechas escribí algo de él, de su espíritu joven y de su relación con el deporte. Hablar en Úbeda de Antonio es hablar de deporte, de fútbol, y principalmente de jóvenes..., pero lo que quiero expresar no son sus virtudes que ya las hice en el referido artículo..., lo que quiero expresar es la pena de su enfermedad, hace prácticamente un mes que le detectaron un cáncer de páncreas, con mala solución según me confesó él mismo. Hoy domingo me he despedido de él, pues mañana lunes 13 de octubre se marcha al Reina Sofía de Córdoba a realizarle una extirpación y ver realmente lo que tiene..., él mismo me ha dicho que no espera nada, sólo tiene fe en Dios y me ha reiterado, ¡Pepe será lo que Dios quiera!, lo he visto realmente mal, algo nervioso y muy triste..., allí en su casa le he dado ánimos, le he dicho que a lo mejor no tiene nada, y me ha respondido, ¡Pepe, no me digas eso!, aunque te comprendo que me quieras animar, pero tú eres una persona inteligente y sabes que esto no tiene solución..., nos hemos abrazado y si no he llorado, ha sido por que no tenía lágrimas en ese momento, pero en el interior del corazón y en mi alma sí había lágimas de dolor, de impotencia, y de rabia contenida..., ¡de no poder hacer nada!...

Esto es lo que quería, desahogarme y dejar en mi diario testimonio de mi pena y de su amargura..., ¡nunca lo he visto así!, él que era siempre alegre y con espìritu joven, hoy lo he visto moralmente hundido..., siento el dolor de un amigo que se nos va en plena madurez..., sólo nos queda rezar por él y que se recupere...,
Antonio, siempre estarás en mi corazón, yo me he sentido muy honrado de tenerte como amigo y compañero... ¡Antonio regresa pronto y restablecido!..., tu amigo José.

6 comentarios:

Marco Escobedo dijo...

Holas amigo Josè, la verdad muy triste lo que le pasa a su amigo, creo que el destino es algo dificil de entender si tratamos de explicarlo desde nuestra naturaleza humana.

En realidad la existencia, la vida y la partida fuera de este planeta constituye un proposito y una causa necesaria para avanzar como seres creados por Dios.

Aùn asi nada sabemos de lo que pueda pasar y es muy posible que su vida aun tenga un proposito especial en este planeta. Deseo pues que se recupere y que vuelva la alegria en aquel lugar y en su familia.

Bueno amigo Josè ya lo enlazo a mi blog esta semana, saludos y abrazos :)

Carla Montt dijo...

Amigo... aveces la vida nos pone pruebas difíciles de superar, esta es una,no sólo para Antonio, si no para todos aquellos que lo quieren como tú... Creo que hay que pensar que en la vida lo único seguro es la muerte, no hay que temer... lo que hay que hacer es que cada día que pase se sienta querido y feliz..pese a que nadie quiere morir y es debe ser terrible verlo y sentirlo cerca.

Animo!!! eres critiano.. aprovecha la fe de la cual gozas para seguir adelante...

Carlita Montt

Jose Ruiz Quesada dijo...

Gracias amigos Marco y a ti amiga Carla, la verdad es que llevamos más de 30 años juntos de compañeros en el Instituto dando clases, y es muy triste esto que pasa..., como decís sólo Dios sabe el destino de las personas..., os reitero las gracias..., un abrazo José.

Antonio Barrionuevo dijo...

Pepe, leí tu artículo anterior y ya sabía lo de la enfermedad de Antonio Cruz. No le conozco personalmente y pocas veces hemos cruzado palabra, pero sé de su obra y la verdad es que es una lástima que personas así pasen por estos trances.
Ánimo amigo. Será lo que Dios quiera.
Un abrazo.

Jose Ruiz Quesada dijo...

Gracias amigo Antonio, la verdad es que llevamos más de 30 años juntos en la escuela, y tenemos una gran amistad, y es una pena que en poco más de un mes se nos pueda ir...,
como dices será lo que el Señor quiera...,
un abrazo José.

cantos dijo...

ola don jose, la verdad no me abia enterado de lo de cruz asta ahora, es una verdadera lastima pero por fin descansara en paz, el me enseño cosas de la vida, era simpatico, generoso y mu amable con la gente, adios jose...

pablo cantos tu alumno.