jueves, 25 de diciembre de 2008

NOCHEBUENA, 24 DE DICIEMBRE




Ayer se celebró el 24 de diciembre y para los cristianos el recuerdo y la conmemoración del nacimiento de Jesús, aquel hombre honesto, aquel hombre que se juntaba con malhechores y prostitutas; pero aquél hombre que entregó su vida 33 años más tarde de su nacimiento, para la salvación de toda la humanidad, era el Hijo de Dios...
Ayer en los hogares de casi todo el mundo, había un reencuentro de hermanos, de padres e hijos, de primos y tíos..., todos en armonía se juntaron para una cena fraternal -recordando aquella reunión de hombres y mujeres que se juntaron para la partida de Egipto, con destino a la Tierra Prometida-.
El sentimiento hoy es diferente, no se piensa en el nacimiento del niño Dios, sólo se habla de deporte, de política o de otras cosas banales, pero del sentido espiritual no se habla, como también se ha perdido la asistencia a la Misa del Gallo, que en otrora tiempo era numerosa de tantos feligreses que asistían.., los tiempos han cambiado y los sentimientos también...

Antes los padres estaban con los hijos hasta su salida eterna camino del Padre, hoy los padres acaban en los asilos -y si pueden coger una plaza es un regalo del cielo-..., hay una rotura del lazo filial.., hay más comodidad y menos sentimientos y por ende la situaciones económicas son mejores que las generaciones citadas.
Reiterando, ayer fue 24 de diciembre, y yo me pregunto ¿y qué?

2 comentarios:

Antonio Barrionuevo dijo...

Para el que verdaderamente vive su vida con sentido cristiano, ayer se conmemoró el nacimiento del niño Dios. Ayer fue una noche fraternal, también llena de hipocresía en algunos casos. Lamentablemente el rudo camino que es la vida, nos pone a prueba en muchas ocasiones; no basta con derramar fraternidad una sola noche; no da ejemplo cristiano el que se refugia en descréditos ajenos para tapar sus propios complejos. Ya sabes: al atardecer nos juzgarán en el amor.
El Dulce Jesús nos dará fuerzas para seguir creyendo en su misión y para manifestar su amor.
Con mis mejores deseos para el año venidero para ti y los tuyos, recibe un fuerte abrazo.
Feliz Navidad.
Antonio.

Jose Ruiz Quesada dijo...

Gracias amigo Antonio, por esas palabras de sentido cristiano..., también para tí te deseo una Feliz Navidad y que el próximo año que se acerca por la esquina, haga cumplir tus sueños.., de corazón te lo deseo...,
un abrazo José.